Dublín y sus descapotables

Mi primera estancia en el extranjero tuvo lugar en Dublín, hace ya unos cuantos años de eso.

Recuerdo que no sé por qué extraño motivo tenía una ídea preconcebida de la ciudad que, por supuesto, no se correspondía para nada con la realidad. Como suele ser normal en estos casos.

Me imaginaba Dublín como una gran ciudad, con rascacielos, con un gran centro financiero, etc… Nada más lejos de la realidad, por suerte Dublín es una ciudad acogedora, de tamaño mediano y con un encanto muy especial.

Una vez asumí que Dublín no se parecía a Miami, y que no sabía de donde había sacado esa absurda idea, lo siguiente que me llamó poderosamente la atención fue la cantidad de descapotables que había por la ciudad. Por supuesto, todos con la capota cerrada.

Para mi no tenía ningún sentido tener un descapotable en un país con un clima frío y lluvioso a más no poder. Sin embargo, me parece que para ellos era una símbolo de estatus. Una manera de dar a entender que te iba bien en el trabajo o en los negocios.

Una de la cosas buenas de viajar es ver lo diferentes que pueden llegar a ser algunas cosas en los diversos países que visites. No tienen porque ser mejores ni peores, simplemente diferentes. Y suelen tener sentido en su contexto, por muy raro que te pueda parecer a ti al principio.

 

CASTELLERS EN EL CENTRO DE LONDRES

Aquí en Inglaterra también se celebra el día de San Jorge. De hecho es el día nacional de este país. Eso sí, la celebración es bastante comedida. Nada de venirse arriba y pegarse una fiesta en toda regla. Para empezar  ni siquiera es festivo, no sea cosa que nos vayan a dar un día libre, nos siente bien, y le cojamos gustito al tema.

Aquí sólo hay ocho festivos al año y caen siempre en lunes, así que no tenemos puentes, ni festivos locales, ni puñetas. A este país no viene uno a relajarse precisamente, pero bueno, eso es otro tema que ya comentaré en otro post.

El fin de semana del 25 de Abril me acerqué al Borough Market, un mercadillo con puestos de comida que hay cerca de London Bridge. Cuál fue mi sorpresa cuando vi que había una especie de celebración conjunta de St George´s Day y el día de Sant Jordi  Allí estaban los libros, las rosas y la bandera de Cataluña, por un momento sentí como si por arte de magia, o de alguna aplicación que se me hubiera pasado por alto, me hubiera teletransportado a Barcelona.

No sólo eso, sino que había un grupo de castellers que hicieron varios castells, para el más absoluto asombro de los ingleses.

Aquí os dejo un video que grabé.

 

 

 

 

 

LOS GATOS DE LONDRES (Making friends)

Me gusta un montón lo bien que tratan a los gatos en Londres y lo cariñosos que suelen ser. Nada de ser desconfiados, esquivos o salir corriendo en cuanto ven a alguien. No, aquí los gatos son tranquilos y confiados, ya que están acostumbrados a que la gente se porte bien con ellos. Es bastante normal encontrarlos en su portal y cuando pasas por allí, si les dices algo, se acercan a jugar contigo con total naturalidad.

Se suele decir que los gatos son ariscos. Nada más lejos de la realidad, como he podido comprobar aquí. Tal vez habría que completar la frase diciendo que cuando la gente no los respeta (por no decir algo peor) no les queda otra. Triste realidad.

IMG_20160220_113214IMG_20160220_113636IMG_20160212_212204IMG_20160305_122233

 

Memorable concierto de Muse en Londres

Por fin pude ver en directo a Muse. Hacía tiempo que tenía ganas, pero por unas cosas u otras, nunca tenía ocasión de ir. Hasta el pasado Jueves. Ese día, finalmente, pude ir a un concierto de esta banda inglesa.

Encima fue en el O2 Arena de Londres. Una especie de pabellón deportivo, envuelto en un diseño original, cuya acústica contribuyó a mejorar, si cabe, su sonido en directo.

Un directo que transimitía energía y muy buenas vibraciones, ganas de disfrutar y de dejarse llevar.

Si tenéis ocasión de ir a alguno de sus conciertos os diría que no os lo pensarais.

Aquí os dejo algunos vídeos que grabé.

 

 

Aterrizando en Castellón (de verdad)

Por fin pude volar directamente a Castellón. Se acabó eso de tener que aterrizar en Barcelona y subir al primer tren, o blablacar, que me llevase a casa.

Aunque el horario sea un tanto intempestivo, y sólo haya tres vuelos a la semana, resulta muy cómodo,  y barato, poder ir directamente a casa.

El aterrizaje es un tanto peculiar ya que no ves más que montañas por todas partes mientras notas como el avión empieza a descender. En ese momento te pones un poco nervioso y empiezas a buscar con la vista alguna torre de control, algún parking, o cualquier tipo de referencia visual que te confirme que hay un aeropuerto ahí abajo. Sin embargo, no ves nada hasta que el avión empieza, por fin, a posarse gradualmente sobre la pista de aterrizaje.

Me gustaría remarcar lo de gradualmente porque esta aerolínea durante unos años se caracterizaba por todo lo contratio: aterrizar bruscamente y frenar más bruscamente aún. Tengo entendido que era para  consumir el mínimo combustible posible.

La otra sorpresa me la llevé al bajar del avión y ver que algunos familiares de los pasajeros estaban allí, agolpados frente a la valla que bordea la pista de aterrizaje, esperándolos. Lo único que impide que los peatones caminen a sus anchas por la pista de aterrizaje es esa valla. Y, por lo visto, hay quien prefiere esperar a pie de valla que en la terminal. Donde, de momento, no hay ni siquiera una cafetería (todo sea dicho).

Ah, por cierto si necesitáis comprar billetes de auotbús para ir a Castellón o Valencia, aquí tenéis el enlace de Autos Mediterráneo. Hay que comprar los billetes por internet. http://www.mediterraneoholidays.com/aeropuerto-de-castellon/aeropuerto-de-castellon-buses

Castellon

 

Cuando las apariencias engañan

Aquel tío con el que casi choco tenía pinta de guiri. Seguro que había venido a Valencia a ponerse hasta arriba de paella y sol. Tenía toda la pinta de no saber decir ni buenos días  y de que tampoco le importase demasiado, la verdad.

Estábamos en el aeropuerto  y creo recordar que los dos nos dirigíamos a la misma puerta de embarque, aunque no recuerdo a cual.

Con las prisas casi lo arrollé, así que, en su idioma, me disculpé y le pedí amablemente que pasara.

Se me quedó mirando con gesto divertido y  en castellano, con marcado acento inglés, me dió las gracias y me dijo que debía tener mucho mundo.

Al darse cuenta de que no tenía muy claro qué me quería decir me lo explicó. Me dijo que un vistazo me había bastado para saber que era extranjero y dirigirme a él en inglés directamente.

Estuve tentado a decirle que no era muy dificil acertar pero no quise cortarle el rollo. Lo que no esperaba en absoluto era que hablara castellano con fluidez.

Más tarde vi que estaba leyendo “La Familia de Pascual Duarte”. Vaya con el guiri y yo que pensaba que no sabía decir ni buenos días.

Autumn is upon us (again)

Llega el momento de decir adiós al Sol y entrar en un periodo de oscuridad total, (especialmente en Inglaterra). Llega el momento de adelantar los relojes y ver como los árboles pierden sus hojas. Bueno, intentemos ser optimistas, el Otoño también huele a Halloween y al día de las hogueras de Guy Fawkes😉
IMG_20151011_175120 IMG_20151010_091344 IMG_20151017_102709 12072764_10203822226116575_3569457485093555727_n IMG_20151101_104805