LONDRES EN BICI



Una manera cómoda, barata, y sin esperas, de moverse por Londres es en bicicleta.  Dependiendo, claro está, de la distancia que queráis recorrer, de las ganas que tengáis de hacer ejercicio y, por supuesto, del tiempo que haga.

Londres ofrece un servicio de alquiler de bicicletas conocido con el nombre de Barclays Cycle. Es tan sencillo como llegar, coger la bici que os apetezca y a dar pedales se ha dicho.

Como podéis ver en la web que os dejo a continuación los aparcabicicletas están repartidos por toda la ciudad. En esta web también encontraréis mapas de los carriles bici, un planificador de rutas, información actualizada sobre los aparcabicicletas etc.. http://www.tfl.gov.uk/roadusers/cycling/14808.aspx

Eso sí,  existen unos pequeños detalles a tener en cuenta:

El precio es de 1 libra, y te da derecho a disfrutar de las bicis durante 24 horas. No se puede usar la misma bici durante más de media hora seguida. Hay que tener en cuenta que este servicio está pensado para desplazarse más que para pasear por la ciudad.

También existe una tarifa semanal de 5 libras que da derecho a usar las bicis durante 7 días consecutivos. Respetando siempre la norma de la media hora.

Como podéis ver es un medio de transporte de lo más asequible, lo que hace que muchos londinenses  lo usen a diario para ir al trabajo.

De hecho, al ver a tanta gente montando en bici me he animado a alquilar una para probar este servicio. Me ha parecido que está muy bien. Las bicis están en muy buen estado y hay un montón de aparcabicis. Además, me pareció de que los conductores aquí son bastante civilizados y, por lo general, respetan al ciclista. Tanto en los carriles bici como en las carreteras que no los tienen.

¿Cómo se paga? Con tarjeta bancaria. No tiene que ser una tarjeta de un banco británico, yo pagué con una tarjeta de débito española.

Para alquilar una bici no es necesario darse de alta, ni nada por el estilo. Simplemente hay que acercarse al aparcabicicletas que os pille más cerca y seguir las instrucciones que aparecen en la pantalla táctil que hay en el poste. Al finalizar el proceso la máquina imprimirá un papel con un código, cogéis la bici que os apetezca, introducís ese código y ¡voilà! la bici es vuestra.

Si empezáis a introducir el código y se enciende la luz roja, significa que esa bici no esta operativa. Si la bici está operativa cuándo empecéis a introducir el código se encenderá la luz ambar, para indicar que se están procesando los datos. Una vez introducido el código se encenderá una luz verde que indica que ya podéis sacar la bici.

Cuándo hayáis acabado de usar la bici y queráis devolverla es importante que os aseguréis de encajarla bien. Cuándo está bien encajada se enciende la luz verde. Si no la dejáis bien encajada el tiempo sigue corriendo, con la consiguiente penalización.

Si, tras haber dejado la bici, queréis coger otra hay que seguir exáctamente el mismo procedimiento. Es decir, seguir las intrucciones de la pantalla táctil. Ojo, se os volverá a pedir que introduzcáis la tarjeta pero no se os volverá a cobrar. Tan sólo se os indicará las horas disponibles que os quedan.

Como os he comentado, a mi me parece este servicio está muy bien y me lo he pasado genial dando vueltas en bici por Londres.  Es más, creo que mi considerable estilo ciclista hizo que el mismísimo Shakespeare se asomara a la ventana a mi paso por Carnaby Street. 😉

Anuncios

5 pensamientos en “LONDRES EN BICI

  1. Pingback: OYSTER CARD | Buen Viaje Social Club

  2. Pingback: PRACTICAR DEPORTE EN LONDRES | Buen Viaje Social Club

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s