ANDALUCÍA, CARRETERA Y MANTA (VI) – Ronda

Aunque la idea  de este viaje era recorrer en coche la costa andaluza desde Cádiz hasta Almería, pensamos que estaría bien hacer una pequeña incursión hacia el interior para ver Ronda.
He de reconocer que antes de iniciar este viaje todas las referencias que tenía de Ronda se reducían a la vuelta ciclista. Cuando veía por la tele al pelotón subir la Serranía de Ronda me llamaba la atención lo dura que parecía la ascensión y lo frondoso que era el paisaje.
Las imágenes de Ronda , con sus casas inmaculadamente blancas y su Puente Nuevo, despertaban en mi ganas de visitarla, y este road trip era la ocasión perfecta para hacerlo.
Cuándo íbamos conduciendo por la carretera que va de la costa hacía el interior pude comprobar que, efectivamente, recorrer aquello en bici tenía que dejarle a uno sin aliento. Ronda está a unos 61 Kilómetros de la costa y a 723 metros sobre el nivel del mar. No es que sean 61 Km de subida ininterrumpida, si no que forman parte de una sierra en la que hay diversos puertos de montaña.

Finalmente, al llegar a Ronda, dejamos los trastos en el hotel, nos fuimos a recorrer el pueblo de cabo a rabo.

Me dio la impresión de ser algo así como el típico pueblo andaluz de postal, pero en altura. ¡Y vaya altura! Ronda se asoma a un precipicio, y es que el río Guadalevín ha creado un cañón a su paso por esta localidad, moldeando así un paisaje digno de ser contemplado sin prisas.

Las vistas del cañón que se tienen desde el Mirador de los Reyes Católicos, en los Jardines de la Alameda, son una pasada.
El Puente Nuevo es una de las mayores atracciones de Ronda. Tiene 98 metros de altura, aunque en esta foto no se aprecie bien. La verdad es que no me sentía muy cómodo pegándome a la barandilla para sacar fotos, así que di unos pasitos hacia atrás y entonces sí, tomé la foto con total tranquilidad. No sé, pero eso de tener que asomarme a un precipicio para sacar fotos… aún no me acaba de convencer.
Aparte de asomarnos a los precipicios callejeamos por la zona centro, donde nos detuvimos a observar el templete que hay en la calle Virgen de los Dolores.
Se trata de una capilla exterior, adosada a una vivienda, construida a principios del siglo XVIII.
También paseamos por el Barrio de Padre Jesús, dónde estuvimos viendo la puerta de Felipe V y la fuente de los ocho caños.
Tras caminar por todos los rincones de Ronda regresamos al hotel para descansar un poco, darnos una buena ducha, y empezar la ronda, pero de noche.
Más allá de lo descrito en el post, es muy recomendable pasear sin rumbo por Ronda recreándote en la arquitectura y el paisaje urbano.

Si os apetece seguir recorriendo Andalucía con nosotros pinchad AQUÍ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s