BRATISLAVA – Primo vente pa´Madrid (I)

Estando en Bratislava salimos a cenar y a tomar algo por el casco antiguo. No sabíamos muy bien qué esperar ya que tampoco nos habíamos molestado en informarnos demasiado. Sencillamente nos habían comentado que en el casco antiguo había ambiente y para allá que fuimos. Además, al estar cerca del apartamento pudimos ir caminando. Pasando un frío de mil demonios, por supuesto.

Tras dar una vuelta y ver el ambiente, entramos en un restaurante que tenía buena pinta. Llevábamos todo el viaje en modo “economía de guerra” y ya iba siendo hora de darse un pequeño homenaje. No todo iban a ser estrecheces y apreturas. Hasta esa noche habíamos administrado el presupuesto viajero bastante bien. No viajamos por encima de nuestra posibilidades, ni mucho menos. Digamos que afrontamos el viaje con austeridad germana. Eso sí, no nos la impuso nadie. Y nuestra prima, la de riesgo, no se volvió loca.

Recuerdo perfectamente bajar por unas escaleras que daban al salón del restaurante. Estaba vacío, y en una mesa, cerca de la barra, estaban los que parecían ser los dueños tomándose una copas con unos amigos. Pensábamos que aún no habían abierto, pero en cuanto nos vieron entrar al salón, nos hicieron un gesto con la mano para que pasáramos.

Nos sentamos en una mesa cerca de la suya y nos tomaron nota. Ellos, por su parte, seguían de fiesta, y vaya fiestón se estaban pegando. En su pandilla había un par de músicos, violín y violonchelo, que se estaban tomando unas copas e iban bastante animados. No paraban de tocar canciones a petición de sus amigos, de sacarlos a bailar, de reírse y de beber, y beber, y beber. Aquella alegría resultaba contagiosa.

Además, al cabo de un rato uno de los músicos se acercó para preguntarnos de donde eramos. Cuando le dijimos que eramos españoles soltó un estruendoso – ¡¡¡Carmen!!!-, y empezó a tocar los primeros acordes de la famosa ópera poniendo caras de ido y caminando como Groucho Marx. Por supuesto sus amigos se levantaron y empezaron a montar el numerito.

Los músicos iban vestidos en plan clásico, como si hubieran acabado un concierto y no se hubieran cambiado aún. Pero entre sus amigos había uno que iba en chandal, con zapatos, y, para colmo, mostrando los calzoncillos al personal, ya que los pantalones le iban pequeños. Encima salía a bailar cada vez que una de las chicas de su pandilla lo hacía, marcándola de cerca. Se ponía a hacer el “taradote” allí, pegado a la chica, con sus calzoncillos bien visibles, y, de vez en cuando, nos lanzaba una mirada de complicidad, como buscando nuestra aprobación. En algún momento incluso llegué a pensar que estaban rodando una peli de Santiago Segura y no me había enterado. Lo que me reí en esa cena.

Sin embargo, lo mejor de la noche aún estaba por llegar…

Anuncios

Un pensamiento en “BRATISLAVA – Primo vente pa´Madrid (I)

  1. Pingback: BRATISLAVA – Primo vente pa´Madrid (II) | Buen Viaje Social Club

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s