NO PUEDES JUZGAR UN LIBRO POR SU PORTADA

¡¡Cuántas veces habré escuchado esta expresión!! Por supuesto en sentido metafórico,  viniendo a decir que no se debería juzgar a una persona por su aspecto. Que  deberíamos conocer un poco mejor a las personas antes de formarnos una opinión a la ligera. Una opinión prematura que podría ser prejuiciosa y sin demasiado fundamento, por así decirlo.

Claro está, este dicho no sólo es aplicable a las personas, sino a los lugares que uno descubre, a los nuevos platos que prueba, etc… Lo que no me esperaba es que tuviera que aplicar este dicho en sentido literal.

Estando en Amsterdam fuimos a pegar un vistazo a la librería americana de esta ciudad. Pasamos por allí y la verdad es que aquella tienda era uno de esos lugares a los que apetece entrar.

Tras dar unas vuelta y ojear los libros que allí había expuestos hubo uno que llamó mi atención. Era un libro pequeño, con la portada de color amarillo chichón, y el título decía “TRANSLATION” con letras de color azul eléctrico. Imposible no reparar en él.

Al verlo pensé “ah, fíjate, este libro tiene que explicar consejos útiles para traducir. Pues me lo llevo, que seguro que me irá bien. Además, así tendré un recuerdo de este lugar”.

Al regresar a casa, deshice la maleta y antes de dejar el libro en la mesita, se me ocurrió ojear la contraportada y  la introducción. Era una libro de arquitectura, ya que el arquitecto traduce en estructuras las necesidades de la sociedad. Más o menos algo así venía a decir. Sí, a mi también se me quedó esa cara.

Anuncios

Saint Patrick´s day, en manga corta, enTrafalgar Square

Ya había vivido San Patricio en Dublín un par de veces. Y sí, me lo pasé genial. El color verde tiñe el centro de Dublín y las pintas de Guinness van que vuelan. Por supuesto, la música tradicional irlandesa suena en directo en la mayoría de pubs, cargándolos de esa energía tan especial y tan contagiosa que transmite la música celta.

SaintPaddys6

SaintPaddys7

También recuerdo haber celebrado San Patricio en Amsterdam, no es que fuera allí a propósito. Es que estando allí me di cuenta de que era San Patricio y me metí en un bar irlandés que encontré, sin más.

Sin embargo, el San Patricio más especial, y el que creo que recordaré con el paso de los años, es el que viví el domingo pasado en Trafalgar Square.

Fue un día de San Patricio con un Sol radiante (se podía ir en manga corta), cuando lo normal en esta época del año es el frío y la siempre presente lluvia. Además, Irlanda había ganado el torneo de rugby de las seis naciones justo el día anterior, lo cual aumentó exponencialmente las ganas de fiesta de los irlandeses.

SaintPaddys4

Pero lo que me resultaba más chocante de todo era el lugar donde se estaba celebrando, en pleno centro de Londres. Justo a la espalda de la imponente estatúa del almirante Nelson y su interminable pedestal.

SaintPaddys3

En resumidas cuentas, me puse moreno en Londres, en invierno, mientras me pegaba una megafiesa irlandesa por todo lo alto a escasa distancia de Buckingham Palace y del Big Ben.  Sin duda, un San Patricio totalmente diferente a los que había vivido e incluso imaginado anteriormente. Como no podía ser de otra manera, me lo pasé genial,y es que en cuanto empieza a sonar el bodrhan, empieza la fiesta.

SaintPaddys5 SaintPaddys2 SaintPaddys1

Bueno, aunque siempre hay alguien que no parece estar pasándoselo tan ni tan bien 😉

StPaddysDuendeSerio