Tremenda resaca de Halloween

Viendo esta foto del 2 de Noviembre, cualquiera diría que las calabazas se pegaron la fiesta padre la noche anterior.

Anuncios

PASEANDO POR BARCELONA

Una de las cosas que más me gusta hacer cuando voy a Barcelona es pasear tranquilamente por las ramblas, mientras me entretengo observando cuanto va cruzándose en mi camino. Siempre me ha parecido una manera inmejorable de sentir la energía de esta ciudad, diría que es algo así como tomarle el pulso a Barcelona.

Normalmente suelo empezar mi recorrido en Plaça Catalunya, donde predominan las corbatas, los tacones, y las prisas. Sí, también hay turistas, pero lo que me llama la atención aquí es el ajetreo, el ir caminando rápidamente de vuelta a la oficina tras el lunch break, el apurar un pitillo a las puertas del curro, con cara de resignación, porque toca volver al cubículo. Otro día más.

A medida que me adentro en las ramblas el ambiente es mucho más distendido, más turístico. La gente camina más despacio, observa con curiosidad lo que le rodea, e incluso me da la sensación de que sonríe más.

Normalmente suelo hacer una parada en el Mercat de la Boquería para comprar algo de fruta fresca y seguir mi paseo hacía el mar. Y es que una de las cosas que más me gusta de Barcelona es el hecho de que sea una ciudad vibrante, europea y mediterránea a la vez. Es algo que, cada vez que completo este paseo, me viene a la mente, ya que las ramblas siempre me han parecido una especie de nexo conector entre el bullicio de los business meetings de  Plaça Catalunya y el Mediterráneo.

Por cierto, si vais a venir a pasar unos días a Barcelona y buscáis apartamento os recomendaría que le pegaseis un vistazo a Oh Barcelona.