Primerose Hill

Es el secreto mejor guardado del Borough de Camden. La gente que viene de visita siempre me pide que la lleve a la famosa calle de las tiendas “alternativas”. Sin embargo, si veo que no van muy justos de fuerzas, los suelo traer primero aquí y luego, caminando, en unos quince minutos nos plantamos en los establos de Camden.

A los que hayáis visto la serie Sense 8 posiblemente os suene esta vista ya que este es el mirador desde el que los protagonistas se sientan a contemplar Londres. A los que hayáis visto la película de Amy Winehouse también os sonará puesto que sale en varias ocasiones.

La zona que va desde Hampstead Heath a Primrose Hill está habitada por actores y algún que otro futbolista. Aquí es normal cruzarse con Tim Burton, Helena Bonham Carter, Ricky Gervais o Damian Lewis entre otros. Ah y David Walliams también, el alto de Little Britain, con el que precisamente me crucé ayer.

IMG_20170707_212443

 

Otoño en Londres

Cuando llega el otoño los parques de la ciudad se cubren con un manto dorado.  Estas fotos están tomadas en Regent’s Park.

img_20161105_115824img_20161112_104151

PASEANDO POR BELSIZE (II). LONDRES.

Aprovechando que este verano en Londres está haciendo calor, algunas noches nos vamos a tomar una caña bien fresca. Bueno, aquí es una pinta. Eso sí, en vez de ir al pub de la esquina, preferimos caminar un poco más hasta llegar a Primrose Hill. Este parque está justo al norte de Regent s Park, al lado de la residencia en la que estoy alojado.

Eso de salir en pantalón corto y chanclas, a estirar las piernas, y encontrarte en Primrose Hill es todo un placer. Las vistas que se tienen desde este lugar son espectaculares. Además, se respira un ambiente muy agradable. La gente está tirada en el césped disfrutando de las vistas, tomando algo, hablando de sus cosas, soltando alguna risotada que otra, etc… Es uno de esos sitios en los que automáticamente te sientes a gusto. Por cierto, las cervezas las compramos en el supermercado Tesco Express que hay de camino.

PrimroseHill

Se me hace un poco raro estar en Londres, tirado en el césped, en pantalones cortos, y pensar: “qué bien, aquí por lo menos corre el fresco”. La verdad es que no era así como recordaba el verano aquí. Lo recordaba bastante más fresco, incluso me he traído ropa de abrigo, que por ahora ni siquiera he sacado de la maleta. Si bien estos últimos días está empezando a refrescar, y de vez en cuando le pego alguna mirada de reojo.

Como comentaba en un post anterior, Belsize está siendo todo un descubrimiento. Cuando salgo a correr por el barrio alucino con su arquitectura y sus parques, es un lugar con un encanto muy especial. Eso sí, si voy un poco apurado, también alucino en colores con sus rampas. ¡Vaya pendientes me he encontrado de camino a Hampstead Heath!, son de esas que te dejan sin aliento,….pero bueno eso es otro tema que comentaré en algún post de atletismo popular.