Otoño en Londres

Cuando llega el otoño los parques de la ciudad se cubren con un manto dorado.  Estas fotos están tomadas en Regent’s Park.

img_20161105_115824img_20161112_104151

Anuncios

PASEANDO POR BELSIZE (II). LONDRES.

Aprovechando que este verano en Londres está haciendo calor, algunas noches nos vamos a tomar una caña bien fresca. Bueno, aquí es una pinta. Eso sí, en vez de ir al pub de la esquina, preferimos caminar un poco más hasta llegar a Primrose Hill. Este parque está justo al norte de Regent s Park, al lado de la residencia en la que estoy alojado.

Eso de salir en pantalón corto y chanclas, a estirar las piernas, y encontrarte en Primrose Hill es todo un placer. Las vistas que se tienen desde este lugar son espectaculares. Además, se respira un ambiente muy agradable. La gente está tirada en el césped disfrutando de las vistas, tomando algo, hablando de sus cosas, soltando alguna risotada que otra, etc… Es uno de esos sitios en los que automáticamente te sientes a gusto. Por cierto, las cervezas las compramos en el supermercado Tesco Express que hay de camino.

PrimroseHill

Se me hace un poco raro estar en Londres, tirado en el césped, en pantalones cortos, y pensar: “qué bien, aquí por lo menos corre el fresco”. La verdad es que no era así como recordaba el verano aquí. Lo recordaba bastante más fresco, incluso me he traído ropa de abrigo, que por ahora ni siquiera he sacado de la maleta. Si bien estos últimos días está empezando a refrescar, y de vez en cuando le pego alguna mirada de reojo.

Como comentaba en un post anterior, Belsize está siendo todo un descubrimiento. Cuando salgo a correr por el barrio alucino con su arquitectura y sus parques, es un lugar con un encanto muy especial. Eso sí, si voy un poco apurado, también alucino en colores con sus rampas. ¡Vaya pendientes me he encontrado de camino a Hampstead Heath!, son de esas que te dejan sin aliento,….pero bueno eso es otro tema que comentaré en algún post de atletismo popular.

LA NIÑA Y EL GATO, REGENT´S PARK, (LONDRES)

He pasado junto a ellos varias veces y siempre me quedo mirándolos. Allí están, la niña y el gato jugando en Regent´s Park. A veces los veo tristones y no puedo dejar de preguntarme qué les pasará. Tal vez simplemente estén un poco aburridos.

Otras veces los veo vigilantes, sigilosos, listos para pasar a la acción. En ese momento el gato se transforma en un poderoso felino, y la niña parece fusionarse con él. Listos para pasar al ataque como uno solo.

Sea como sea estos inseparables amigos ejercen un curioso poder hipnótico sobre mi, que impide que pase a su lado sin detenerme a observarlos durante unos momentos. Incluso aunque haya pasado por ahí el día anterior.

Gato1 Gato2 Tigre Tigre2