Rugby en Wembley

Hace unos días fui al estadio de Wembley a ver la final de rugby league entre Hull y Wigan.  Partidazo por todo lo alto, en un día soleado en el que casi llegamos a pasar un poco de calor.

 

Aproveché la ocasión para ver por fin este mítico estadio en el que el F C Barcelona de Guardiola ganó una Champions League al Manchester United.

Pero bueno el fútbol no es lo que nos ocupa en este post, así que hablemos de rugby y del ambiente tan especial que envuelve estos partidos. Los aficionados beben, corean cánticos, beben, se desgañitan animando a sus jugadores, y, por si no lo había mencionado aún, beben. Sin embargo el ambiente es muy sano, se disfruta del deporte desde la cordialidad y el buen rollo.

Había dos aficionados sentados delante de mí que en el descanso me preguntaron si era de Brasil, les dije que era español. Entonces me preguntaron si había visto rugby antes y si me estaba gustando el partido, les dije que sí a ambas preguntas pero que no era un entendido en la materia, así que les pregunté su opinión. La respuesta que me dieron fue que el partido no estaba mal, pero que ellos eran del Leeds y que habían venido a beber. Me explicaron que hay un club de rugby de Francia, que se llama Les Catalans, que juega en la liga inglesa y que ese podría ser mi equipo si me aficionaba.

Les dije que me lo tenía que pensar ya que eso me obligaría a tener que aprenderme las reglas para no ir tan perdido. Entendieron la broma y nos reímos a carcajada limpia.

Anuncios

Saint Patrick´s day, en manga corta, enTrafalgar Square

Ya había vivido San Patricio en Dublín un par de veces. Y sí, me lo pasé genial. El color verde tiñe el centro de Dublín y las pintas de Guinness van que vuelan. Por supuesto, la música tradicional irlandesa suena en directo en la mayoría de pubs, cargándolos de esa energía tan especial y tan contagiosa que transmite la música celta.

SaintPaddys6

SaintPaddys7

También recuerdo haber celebrado San Patricio en Amsterdam, no es que fuera allí a propósito. Es que estando allí me di cuenta de que era San Patricio y me metí en un bar irlandés que encontré, sin más.

Sin embargo, el San Patricio más especial, y el que creo que recordaré con el paso de los años, es el que viví el domingo pasado en Trafalgar Square.

Fue un día de San Patricio con un Sol radiante (se podía ir en manga corta), cuando lo normal en esta época del año es el frío y la siempre presente lluvia. Además, Irlanda había ganado el torneo de rugby de las seis naciones justo el día anterior, lo cual aumentó exponencialmente las ganas de fiesta de los irlandeses.

SaintPaddys4

Pero lo que me resultaba más chocante de todo era el lugar donde se estaba celebrando, en pleno centro de Londres. Justo a la espalda de la imponente estatúa del almirante Nelson y su interminable pedestal.

SaintPaddys3

En resumidas cuentas, me puse moreno en Londres, en invierno, mientras me pegaba una megafiesa irlandesa por todo lo alto a escasa distancia de Buckingham Palace y del Big Ben.  Sin duda, un San Patricio totalmente diferente a los que había vivido e incluso imaginado anteriormente. Como no podía ser de otra manera, me lo pasé genial,y es que en cuanto empieza a sonar el bodrhan, empieza la fiesta.

SaintPaddys5 SaintPaddys2 SaintPaddys1

Bueno, aunque siempre hay alguien que no parece estar pasándoselo tan ni tan bien 😉

StPaddysDuendeSerio